Basta

(he de contaros que las hadas son gorditas, peludas y morenas, que están dentro de nosotras y que salen cuando dices “basta”)
Nunila López Salamero
La Cenicienta que no quería comer perdices